El Ministerio de Ciencia e Innovación aprueba cofinanciar la rehabilitación del Convento de las Freylas como sede del Instituto de Arqueología de Mérida

  • 15/07/2020
  • 0
Convento de las Freylas
Televisión Extremeña

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha seleccionado el proyecto emeritense “Rehabilitación y acondicionamiento del Convento de las Freylas de Santiago como sede del Instituto de Arqueología de Mérida (IAM)” para su cofinanciación por parte del FEDER correspondiente al Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020.

“Una noticia importante e histórica para la ciudad de Mérida, que confirma la rehabilitación de este edificio y la puesta en marcha de una institución única en el país con sede en la capital de Extremadura” explica el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, quien se muestra satisfecho por este anuncio que “permitirá que la apertura de Las Freylas como centro de investigación pionero en todo el país esté más cerca de ser una realidad”, puntualiza. 

Osuna recuerda que esta decisión fue una petición del ayuntamiento a la Junta de Extremadura y al CSIC para que este edificio se convirtiera en la nueva sede del Instituto de Arqueología de Mérida. “Antes de final de año se licitará la obra y en dos años tendremos un proyecto único en un espacio que será único. El primer paso para la gran reforma de la plaza de Santa Eulalia y su proyección como centro de recepción de peregrinos”, subraya.  

El Ministerio, con su anuncio, ha ordenado aplicar los fondos FEDER asignados al Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020, al proyecto objeto de este convenio, en una cuantía del 80% del importe del presupuesto total (2.000.000 euros). Por tanto la cofinanciación por parte del FEDER será de un millón seiscientos mil euros (1.600.000 euros).

Según se establece en los criterios de selección aprobados por el Comité de Seguimiento del Programa se ha seleccionado Las Freylas “como proyecto de construcción, ampliación o mejora de edificios e infraestructuras asociadas de investigación e innovación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas”. Y especifican que dentro de esta decisión se encuentra el objetivo del Estado del “fomento y coordinación general de la investigación científica y técnica”.

El objeto fundamental de la inversión estatal es “la promoción de la investigación, el desarrollo experimental y la innovación como elementos sobre los que ha de asentarse el desarrollo económico sostenible y el bienestar social”.

El nuevo Instituto de Arqueología de Mérida estará gestionado por el CSIC, organismo público que tiene entre sus funciones la creación, desarrollo y transmisión del conocimiento científico y técnico, la difusión, valorización y transferencia del conocimiento y la preparación para el ejercicio de actividades profesionales que exijan conocimientos científicos o artísticos.

“Se trata de un proyecto que fortalece, mejora y consolida al CSIC, potenciando la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación, mejorando la competitividad y el desarrollo regional”, explica el Ministerio en su resolución.

El Ministerio ha establecido tres anualidades para el pago del 80% del total del presupuesto, en concreto, para este 2020 entregará en la firma del convenio 55.378 euros y en las siguientes anualidades la cantidad de:

2021-718.433 euros 

2022 -826.188 euros

El CSIC por su parte aportará el 20% restante en tres anualidades. Este año 2020 aportará 13.844 euros y en las siguientes anualidades pactadas con el Ministerio:

2021 -179.608

2022 -206.547

El plazo de ejecución marcado por el Ministerio concluye el 30 de junio de 2022. 

Mérida gana un espacio patrimonial más

El histórico edificio ubicado junto a la basílica de Santa Eulalia tendrá por fin un uso gracias al acuerdo que se ha llevado a cabo entre el ayuntamiento de Mérida y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas con la mediación de la Junta de Extremadura. 

Será el CISC, por tanto, quien se encargue de la ambiciosa reforma del edificio y su posterior uso como sede del Instituto de Arqueología de Mérida. El consistorio emeritense, dueño del convento desde el año 2007 en el que se adquirió el edificio a la familia Molina-García, consigue, de esta forma, la ansiada reforma y apertura de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y que desde hace lustros se encontraba vacío, sin contenido. 

Ubicado junto a la basílica de Santa Eulalia, esta construcción, que albergó el antiguo convento de Santa Olalla de freylas comendadoras de la orden de Santiago, tendrá uso siendo referente de las investigaciones arqueológicas de la ciudad albergando la sede del IAM. Además, con la caída del muro que divide las parcelas entre la iglesia y el propio convento abandonado, se podrá acometer en el futuro próximo, tras la reforma del edificio, la mejora de la gran plaza en dicho entorno y ya anunciada por el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna. 

El ayuntamiento ha decidido ceder el uso del antiguo convento al CSIC por 75 años. Un centro que se compone de tres patios, corral y varias edificaciones y que ocupa un espacio de mil seiscientos treinta y dos metros cuadrados. Como marca el convenio se trata de una cesión temporal y el uso, como se rigen todos los bienes patrimoniales municipales, deben destinarse a utilidad pública o interés social siempre en beneficio de intereses públicos de carácter local, como así va a ser con la instalación allí del Instituto de Arqueología de Mérida. 

Para Mérida supone la consecución de un anhelo histórico, no sólo con la adquisición del mismo sino con la garantía de reforma y uso del edificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *