Sanidad flexibiliza la obligatoriedad de las mascarillas en centros sanitarios según la incidencia de cada comunidad

  • 10/01/2024
  • 0
HOSPITAL DE MERIDA
Televisión Extremeña

La ministra de Sanidad, Mónica García, ha anunciado que la obligatoriedad de las mascarillas en centros sanitarios, que entrará en vigor a lo largo de este miércoles y que será de carácter «indefinido», podrá pasar a ser «recomendación» en aquellas comunidades que presenten datos de descenso en las dos últimas semanas de infecciones respiratorias agudas.

«El ministerio se hace cargo de esta evolución desigual en las comunidades de la epidemia, a la vez que sigue dando ese aval jurídico necesario a aquellas que necesitan más tiempo para descender», ha apuntado García en rueda de prensa.

Preguntada sobre la cifra de incidencia exacta a partir de la cual las CCAA podrán pasar de obligar a recomendar esta medida en los centros de salud y hospitales, García ha aclarado que «no hay un umbral cualitativo, pero sí cualitativo, que es el descenso de la curva».

Asimismo, ha avanzado que, cuando la situación epidemiológica común y la situación epidemiológica general de España vaya decreciendo, el propio Ministerio de Sanidad «invitará» a la recomendación, en sustitución de la obligatoriedad.

El departamento que dirige García ha tomado esta decisión después de no haber llegado a un acuerdo con las comunidades autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que tuvo lugar este pasado lunes, en el marco del incremento de casos de infecciones por virus respiratorios.

Tras el CISNS, Sanidad dio un plazo de 48 horas a las comunidades para enviar sus propuestas, que ahora han sido recogidas por el Ministerio. A través de una declaración de actuaciones coordinadas, Sanidad ya ha emitido una orden comunicada a las comunidades autónomas «estableciendo el carácter obligatorio del uso de las mascarillas en los espacios sanitarios», en palabras de García.

El objetivo prioritario, según Sanidad, es dar un respaldo jurídico a las comunidades autónomas, «a la par que se reconoce también su singularidad y su capacidad de adaptarse a sus propios datos epidemiológicos».

Con respecto a la cobertura de legalidad, si bien ha recordado que «cada una de las comunidades tiene sus propias leyes de salud pública», García ha hecho hincapié en que el Ministerio «tiene la competencia», a través del artículo 65 de la Ley de Cohesión del Sistema Nacional de Salud, de «coordinar y de alguna manera unificar aquellos criterios en los que ponerse de acuerdo». «Estamos hablando de una medida muy básica y mínima como la mascarilla», ha zanjado la ministra.

La orden abarca únicamente hospitales y centros de salud, no centros sociosanitarios o farmacias, como estaba incluido en la propuesta presentada en el CISNS. En estos lugares será solo recomendable.

VACUNACIÓN Y VENTILACIÓN

Así las cosas, al primer documento que Sanidad envió sobre el uso de las mascarillas a las comunidades el pasado lunes, se han incorporado varios elementos. El primero es la mencionada flexibilidad en función de la situación epidemiológica; el segundo, la recomendación, pero no obligación, en las farmacias y residencias. Otra nueva integración es la necesidad de «intensificar» la comunicación con respecto a las campañas de vacunación.

Asimismo, también se han modificado las recomendaciones de ventilación, «una de las medidas prioritarias también para contener estos picos», en palabras de García.

Finalmente, se ha eliminado el punto sobre los planes de contingencia, «porque bien es verdad que las comunidades obviamente ya tienen sus planes de contingencia», ha apuntado García.

REFUERZO DE LAS MASCARILLAS TRAS LA PANDEMIA

En el documento que han recibido este miércoles las comunidades, se recuerda que, en mayo de 2023, tras el fin de la emergencia sanitaria internacional por Covid-19, desde la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta se acordaron unas recomendaciones sobre la utilización de mascarilla dirigidas a la prevención y control de las infecciones respiratorias agudas. Estas incluían que, en un contexto epidemiológico desfavorable, con alta transmisión comunitaria, debe considerarse el reforzar el uso de mascarillas.

Pese a las críticas de algunas comunidades, García ha asegurado que ha sido «un diálogo fructífero», si bien ha pedido al PP que «se aclare». «Incluso ellos mismos han incurrido en contradicciones, porque, algunas de las primeras comunidades que pusieron en marcha esta medida al ver su situación fueron del PP», ha declarado la ministra.

García ha asegurado que, durante estos dos días, Sanidad y CCAA «han reflexionado». «Una de las reflexiones que nos debemos de llevar es cómo trasladamos que, en situaciones en las que la curva epidemiológica, la gripe en este caso, empieza a tener unas cifras que tensionan nuestro sistema, nos ponemos de acuerdo para poner la medida mínima básica, que es la mascarilla, en un centro sanitario», ha apostillado.

ANUNCIO ELECTORAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.